Cómo detectar imágenes generadas por inteligencia artificial o vídeos falsos

A medida que evoluciona la inteligencia artificial, también lo hace su capacidad para crear imágenes, vídeos y sonidos asombrosamente realistas. Gracias a plataformas como A mitad de camino, Laboratorios Pikay ElevenLabsEstos efectos visuales y sonoros generados por inteligencia artificial están por todas partes, desdibujando los límites entre la realidad y la creación digital. Al tiempo que muestran los notables avances de la tecnología, también plantean importantes cuestiones sobre cómo podemos distinguir lo que es "real" o "falso".

Este blog ofrece una guía práctica para reconocer imágenes generadas por IA, vídeos falsos y voces sintéticas. Tanto si eres un observador casual, un entusiasta de la tecnología o simplemente un curioso del mundo digital, cada vez es más importante saber cómo detectar estas creaciones.

Cómo identificar imágenes generadas por IA

    

La trayectoria de la IA en la creación de imágenes es una historia de notable evolución tecnológica. Comenzó con un sencillo reconocimiento de patrones y evolucionó hasta los sofisticados algoritmos actuales, capaces de generar imágenes asombrosamente realistas. Esta evolución se vio impulsada por los saltos en el aprendizaje automático y las redes neuronales, especialmente con la llegada de las técnicas de aprendizaje profundo. Las redes generativas adversariales (GAN), un gran avance en este campo, han sido fundamentales. Funcionan mediante una dinámica en la que una parte del sistema de IA genera imágenes, mientras que otra las evalúa, creando un proceso rápido e iterativo que refina las imágenes hasta alcanzar un realismo casi perfecto.

El impacto de estos avances se extiende a múltiples ámbitos. En las industrias creativas, por ejemplo, artistas y diseñadores aprovechan la IA para ampliar los límites de la expresión visual. En el comercio electrónico, las imágenes generadas por IA ofrecen soluciones escalables para la visualización de productos. Y en el ámbito del entretenimiento, esta tecnología está revolucionando la forma en que se producen los contenidos visuales, dando lugar a experiencias más envolventes y atractivas.

En nuestro mundo cada vez más digital, la capacidad de diferenciar entre las imágenes generadas por IA y las auténticas se ha convertido en una habilidad fundamental. Este discernimiento es vital no sólo para los profesionales de campos que interactúan directamente con los medios visuales, sino para cualquiera que navegue por el vasto mar de contenidos digitales. La razón trasciende la mera curiosidad o el interés técnico; afecta a la esencia misma de la alfabetización mediática y a la capacidad de comprender y analizar críticamente los contenidos que consumimos.

Las imágenes generadas por IA, aunque son un testimonio del ingenio humano, también plantean retos en términos de autenticidad y fiabilidad. Pueden utilizarse para crear deepfakes hiperrealistas o contenidos engañosos, lo que plantea riesgos en ámbitos como el periodismo, la política y las redes sociales. Por ello, ser capaz de identificar los elementos visuales creados por IA se convierte en un componente crucial del consumo responsable de contenidos y de la alfabetización digital.

Para los profesionales de diversos sectores, entender la creación de imágenes con IA es también mantenerse a la vanguardia en un panorama en rápida evolución. Se trata de conocer las posibilidades y limitaciones de la IA en la creación de imágenes, que puede ser una poderosa herramienta en áreas como el marketing, la creación de marcas y la narración visual. Para los consumidores y ciudadanos digitales, se trata de ser capaces de navegar por el ámbito digital con un ojo perspicaz, diferenciando los hechos de la ficción y la realidad de las ilusiones creadas por la IA.

Imagen AI de Mark Zuckerberg

        

4 formas de detectar una imagen generada por IA

He aquí algunas formas de identificar las imágenes generadas por IA:

  1. Orígenes y huellas digitales: Rastrear los orígenes de una imagen a menudo puede desvelar si ha sido creada por IA. Los metadatos -la huella digital adjunta a las imágenes- son una mina de información. Suelen incluir detalles como el modelo de cámara, la fecha, la hora y, a veces, incluso el lugar donde se tomó la foto. Sin embargo, las imágenes generadas por IA carecen a menudo de esta profundidad de metadatos. Pueden mostrar incoherencias o información genérica que no cuadra del todo. Este linaje digital de imágenes, o la falta del mismo, se convierte en una herramienta fundamental para discernir las creaciones de IA de las fotografías auténticas.
    2. Señales visuales reveladoras: A veces, los efectos visuales generados por IA pueden delatarse por ciertas anomalías visuales que el ojo humano puede detectar. Una de ellas es la geometría antinatural: formas y líneas que no se ajustan al mundo natural. Del mismo modo, la iluminación y las sombras de las imágenes generadas por la IA pueden parecer anómalas, ya que no reflejan con exactitud cómo interactúa la luz con los objetos en la realidad. Además, a la IA le cuesta reproducir la aleatoriedad y complejidad que se dan de forma natural en nuestro entorno. Esto puede manifestarse en patrones extrañamente repetitivos o texturas que parecen demasiado perfectas.
    3. Señales cromáticas y texturales: El color y la textura son claves para distinguir las imágenes generadas por IA. La IA tiende a exagerar o subestimar los colores, lo que da lugar a imágenes demasiado vivas o antinaturalmente apagadas. Las texturas de estas imágenes también pueden delatarnos. En la vida real, las texturas tienen una cierta irregularidad y variación, algo que la IA tiene dificultades para reproducir de forma convincente. Como resultado, las imágenes generadas por IA pueden mostrar superficies demasiado lisas o inusualmente detalladas, carentes de las sutiles imperfecciones características de los objetos del mundo real.
    4. El valle misterioso: Uno de los aspectos más fascinantes de las imágenes generadas por IA, especialmente en el contexto de rostros o figuras humanas, es el fenómeno del valle inquietante. Este término describe la inquietante sensación que evocan las imágenes que son casi reales, pero que presentan anormalidades sutiles e inquietantes. Puede tratarse de rasgos faciales ligeramente distorsionados, expresiones extrañas o una mirada poco natural. Paradójicamente, estas ligeras desviaciones de la realidad pueden ser más desconcertantes que las distorsiones evidentes, lo que hace que los rostros generados por la IA sean especialmente notables en este reino de lo insólito.

Imagen de Mahatma Gandhi generada por IA

Cómo detectar un vídeo deepfake

La tecnología deepfake marca un hito importante en el campo de la IA y la manipulación de vídeo. En esencia, los deepfakes consisten en utilizar algoritmos de aprendizaje automático, concretamente de aprendizaje profundo, para superponer vídeos e imágenes existentes a imágenes o vídeos de origen. Esta tecnología aprovecha técnicas similares a las utilizadas en las imágenes generadas por IA, pero aplicándolas al vídeo, lo que permite crear secuencias convincentes en las que parece que las personas dicen o hacen cosas que nunca hicieron.
La creciente prevalencia de los deepfakes se debe en gran medida a la accesibilidad de las herramientas de aprendizaje profundo y a la abundancia de material fuente disponible en línea. Esto ha dado lugar a una proliferación de deepfakes en diversos sectores, lo que suscita preocupación por la desinformación y su posible impacto. El uso de deepfakes para crear narrativas falsas o noticias falsas puede tener consecuencias de gran alcance en la política, los medios de comunicación e incluso la privacidad personal. Reconocer los deepfakes no es solo un reto técnico, sino también un aspecto crucial para mantener la integridad de la información en el panorama digital actual.

Mira este Deepfake de Taylor Swift promocionando Le Creuset Cookware para ver lo avanzada que está la tecnología:

https://x.com/McAfee/status/1745226438641602866?s=20

3 Técnicas de detección de deepfakes

He aquí algunas técnicas para detectar deepfakes:

  1. Incongruencias faciales y expresivas Uno de los indicadores clave de una deepfake es la incoherencia en los rasgos o expresiones faciales. Los rostros generados por la IA pueden parecer realistas a primera vista, pero si se examinan más de cerca, a menudo presentan anomalías. Puede tratarse de parpadeos poco naturales, ligeras distorsiones en los rasgos faciales o expresiones faciales que no coinciden con el tono emocional del discurso. La inteligencia artificial aún tiene dificultades para captar a la perfección las sutilezas y complejidades de las expresiones humanas, por lo que este es un área de interés útil a la hora de identificar deepfakes.
  2. Problemas de movimiento y sincronización: Los deepfakes también pueden ser delatados por anomalías en el movimiento y la sincronización. En los vídeos auténticos, el movimiento de los labios de una persona está perfectamente sincronizado con las palabras pronunciadas. Sin embargo, los deepfakes pueden mostrar ligeros desajustes entre los movimientos de los labios y el habla, o movimientos antinaturales de la cabeza y el cuerpo. Estas discrepancias, aunque sutiles, suelen ser perceptibles tras una observación cuidadosa. Los vídeos generados por IA también pueden carecer del movimiento fluido y natural que caracteriza a los movimientos humanos genuinos, lo que da lugar a una apariencia ligeramente rebuscada o artificial.
  3. Discrepancias auditivas El aspecto auditivo de las deepfakes es otro ámbito en el que pueden surgir discrepancias. Mientras que el componente visual puede ser convincente, la voz puede no coincidir con los patrones de habla, el tono o la cadencia típicos de la persona. Las discrepancias en los sonidos de fondo, o una voz que no suene natural, también pueden ser indicadores de una deepfake. Estas discrepancias auditivas, aunque a veces sutiles, pueden dar pistas sobre la autenticidad del vídeo.

Navegar por el espejismo digital

A medida que nos adentramos en una era en la que las imágenes generadas por IA y los vídeos deepfake son cada vez más frecuentes, la capacidad de discernir los contenidos reales de los creados artificialmente es una habilidad importante y valiosa. La evolución de estas tecnologías plantea importantes retos y oportunidades en diversos sectores, desde los medios de comunicación y el periodismo hasta la seguridad personal y la privacidad. Desarrollar una visión crítica de estos avances no es sólo cuestión de conocimientos técnicos, sino de fomentar la alfabetización mediática y una cultura de consumo reflexivo en nuestro mundo digital. Si nos mantenemos informados y vigilantes, podremos navegar mejor por este espejismo digital, apreciando las maravillas de la IA al tiempo que nos protegemos de su posible uso indebido.

Hablemos de su idea

    Entradas relacionadas

    Listo para potenciar su negocio

    VAMOS
    HABLAR
    es_ESEspañol